dissabte, 15 de desembre de 2007

Un altre Adolfo Domínguez

Si us anomeno Adolfo Domínguez, tots me direu que és una marca de roba i un dels homes més adinerats nacionals, però sabeu quina relació té amb Al Gore o el cap indi Seattle?

Doncs que és un gran defensor del medi ambient, si alguna vegada teniu l'oportunitat de sentir-lo aprofiteu-la és un home increiblement compromés, segurament ocuparia un lloc molt destacat com a fortuna econòmica dintre del nostre país, però el seu compromís amb el planeta que ens rodeja és al·lucinat.

Us paso la carta del cap indi Seattle, que és la carta que llegeix en tota conferència que dóna el senyor Adolfo Dominguez, treta de una entrevista amb ell:

- "Cayó en sus manos un documento que recogía unas palabras atribuidas al jefe Seattle, líder de la tribu de los suquamish, asentados en el actual Estado de Washington, en EE UU. En 1854, Seattle respondió a las presiones del presidente Franklin Pierce para que los indios vendieran sus tierras a los blancos y se retiraran a una reserva. "El gran jefe de Washington nos envía un mensaje para hacernos saber que desea comprar nuestra tierra", arranca el texto.
"Es el primer documento literario ecologista",
según el pionero de la revolución del diseño de moda en España.

"Y me influyó una enormidad. Se me tambalearon muchos esquemas. El jefe indio dice que el hombre blanco se dará cuenta algún día de que la Tierra no es de él, que él es hijo de la Tierra, no dueño, que él es un hilo en la trama de la vida", añade, para recordar después -la fruta sigue intacta- el desgarrado lamento del jefe Seattle: "¿Quién puede comprar o vender el cielo o el calor de la Tierra? Esa idea es para nosotros extraña... Así es, padre blanco de Washington: los ríos son nuestros hermanos... Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñado a los nuestros, que la tierra es su madre... Sabemos que la Tierra no pertenece al hombre, que es el hombre el que pertenece a la Tierra".